Partes de un radiador de coche

Partes de un radiador de coche
El sistema de refrigeración es uno de los elementos más importantes de un vehículo, por lo que será esencial mantener un óptimo cuidado del mismo. Su principal misión es la de evitar que se produzcan sobrecalentamientos en el motor para poder ofrecer el máximo rendimiento. Por lo general, el radiador consta de un grupo de tubos de cobre, que se sitúan espaciadamente y de forma paralela. Estos tubos están dotados de un sistema de aletas, que permite ampliar la superficie a través de la que se disipa el calor. El funcionamiento del sistema de refrigeración es sencillo. La bomba del circuito, es decir, la bomba de agua que se encuentra accionada por el motor del coche, activa la circulación del líquido refrigerante y sale por la parte alta de la culata. Esta vuelve al radiador por la parte superior del mismo. Gracias a la circulación del agua, esta se mantiene a temperaturas que oscilan entre los 8 y los 10 grados centígrados a la salida y entre 80 y 90 en la entrada. Esta temperatura estará controlada por una válvula de paso, que se encarga de vigilar que no haya cambios bruscos de temperatura en el interior del motor.
 
Es fundamental poder conocer las partes que integran el radiador de nuestro circuito de refrigeración, en el caso en que podamos encontrar una avería o problema. Dentro del mismo, podemos observar:
 
- Tubos: se trata de los conductos por los que pasa el fluido refrigerante. Este proviene del motor con una alta temperatura y llega al extremo del recorrido de los tubos, donde se enfría y es depositado en un tanque para ser usado nuevamente.
 
- Juntas: unen las partes para evitar las fugas de líquidos.
 
- Tapones o tapas: un sistema presurizado proporciona mayores beneficios al radiador, ya que el refrigerante absorbe una mayor cantidad de calor y no llega a hervir.
 
- Enfriador de aceite: reduce la temperatura del aceite o la mantiene para una transmisión a unos grados específicos.
 
- Aletas: los tubos al trasportar el fluido refrigerante disminuyen la temperatura del mismo, gracias a la acción de las aletas. Estas están, fundamentalmente, fabricadas en cobre y ayuda a generar un efecto de disipación del calor.
 
- Colectores: se trata de una lámina de latón de cobre que se coloca en la parte superior e inferior del radiador.
 
- Laterales: son unas estructuras metálicas que se colocan en la misma dirección de los tubos. Su función es la de reforzar la estructura del radiador.
 
- Tanques: nos encontramos dos tanques; uno que contiene fluido refrigerante y otro que lo recibe, una vez enfriado, para disponerlo a través de las mangueras.
 
- Mangueras: se trata de los elementos que salen del radiador, y una de ellas contiene el refrigerante al calentar y la otra lo lleva hacia la garganta de aceleración del conducto.
 
Por todo esto, conocer las partes del radiador de tu vehículo es fundamental. Nunca sabes cuándo te va a sorprender una avería del radiador de tu coche y tienes que estar preparado, para poder dar una solución adecuada y precisa a las circunstancias.

Author: Radiadores Cobalto

983 280 476